Relajación en Sálama

El sábado 31 de Mayo, segundo día de trabajo en Sálama, y después de una mañana de trabajo cortando hierbas con la desbrozadora, mi única intención era conocer un poco la finca, sus animales y los alrededores.

Ya en el desayuno, este maravilloso lugar te regala momentos en los que los animales como estos dos bellos pájaros, un rabilargo y una abubilla, parecen no percatarse de la presencia humana, y se acercan tanto a uno, como para poder hacerle estas fotografías, con el único camuflaje de un ventanal enorme de transparente cristal y mi ropa de trabajo.

Después del trabajo, empecé por relajarme un poco en la poza natural que Sálama tiene el privilegio de disfrutar en su parcela, una charca atravesada por un pequeño reguero de agua con abundante caudal, que hace desbordar con una pequeña cascada la charca, y que el ruido que provoca no hace más que insistir a uno en relajarse aquí.

 

Tremenda relajación no hace más que sintonizar al cerebro con la naturaleza, y que este empiece a buscar formas de comunicarse con esta, dejando sus pequeñas huellas de creatividad efímera, dibujadas por un instante en las rocas que rodean a esta charca.

Después de la relajación siempre vienen las ganas de actividad, probé el agua de las dos maneras posibles, para beber estaba muy rica, para el baño todavía no daba la temperatura.

Así que empecé por perseguir y conocer los animales domésticos que habitan  Sálama, un corderito y su madre, 3 gallinas que aumentaron a 5 al final de la semana, y una gata negra muy desconfiada pero cariñosa.

Continué la actividad dando una vuelta por los alrededores de la finca, subiendo parte de la montaña que se sitúa detrás por el cauce de un arroyo seco lleno de rocas. Después de unos centenares de metros andados como si una cabra fuese, al coger un poco de altura me paré a fotografiar los alrededores, pude ver un rebaño de cabras pastando en la ladera a lo lejos y mas alto, la boca de una antigua mina abandonada, las ruinas de algunas cabañas hechas de piedra que sirvieron de cobijo a los pastores tiempo atrás y un pequeño arrendajo que llamó mi atención con su canto.

Dejando el arroyo seco atrás, localice el final de un camino por el que regresé al albergue, en este camino me encontré un cobertizo junto a un arroyo embelesador, y en el que correteaban dos cabras y un cachorro de perro pastor.

Una vez de vuelta en el albergue no me quedo más que servirme la cena, consistente en un arroz con verduras, un queso de cabra de un sabor exquisito, agua de aquí y una manzana de postre, me puse una peli de dibujitos animados y a seguir con la relajación al calor de una chimenea.

Hasta la próxima, amigos.

La Misión.

La Misión es la finca de Musu y su familia, y en la que un par de años atrás intentaron llevar a cabo un proyecto de  comunidad entre varias familias, con la idea de la integración en la naturaleza y la sostenibilidad ecológica, y aunque las diferencias de ideas hizo que este proyecto durara poco más de un año, el fruto de aquel trabajo logro que quedara un lugar fantástico para el esparcimiento, la relajación y el disfrute de la naturaleza. Aquí fue donde conocí también a otros amigos, Domingo, María, Paulo, ...

Un lugar lleno de rincones fantásticos que tuve el lujo de que me los enseñara Yamila, una niña muy simpática, divertida y con muchas ganas de jugar, hija de Musu y Diana, y con la que pasé un buen rato de juegos, y acabe de esta guisa:

Yamila y yo cruzamos el arroyo que atraviesa la finca, me quería enseñar la casa de la abuela, una cabaña esplendida, al lado de una zona de juegos infantiles, lugar que fue guardería y escuela durante el proyecto de comunidad, me enseñó también la parte del arroyo donde se dan los chapuzones para refrescarse en verano, una poza en el propio arroyo. Los animalillos de aquí los tuve que ver solo porque ella se quedo en el columpio jugando, jejeje.

Por último nos tomamos una infusión hecha con los pétalos de una flor que Musu cría aquí mismo, y es esta:

 

Dhikr.

 Segun Wikipedia:

 http://es.wikipedia.org/wiki/Dhikr

 Dhikr (o Zikr , ("Memoria de Dios", "pronunciamiento", "invocación") en árabe: ذکر, plural اذكار adhakār), es un acto devocionario Islámico, caracterizado por la repetición de los nombres de Dios, súplicas o fórmulas tomados de los textos hadiz y versos del Corán. Dhikr se suele hacer de forma individual, pero en algunas órdenes Sufi se instituye como una actividad ceremonial. Al mismo tiempo, el dhikr abarca un significado más amplio en las fuentes islámicas, incluso cuando Dios es el que realiza el dhikr.

Hay varias frases que se suelen leer recordando a Allah. Éstos son algunos:

  • Allahu Akbar - الله أكبر significa " Dios es grande "o" Dios es el más grande".
  • Subhan Allah - سبحان الله significa "Gloria a Dios" o "muy por encima de Dios es de cualquier defecto o imperfección".
  • Alhamdulillah - الحمد لله significa "Alabado sea Dios".
  • La ilaha illa Allah - لا إله إلا الله significa "No hay más dios que Dios".
  • La hawla wa-la quwwata illa biAllah - لا حول ولاقوة إلا بالله significa "No hay poder ni fuerza excepto en Dios".

 

El viernes 30 de Mayo tuve la oportunidad de acercarme un poco a la cultura Sufi, el sufismo denomina a ciertas formas de espiritualidad dentro del Islam. Me invito a estar presente en esta ceremonia del Dhikr mi amigo Musu, que conocí a través de Beatriz Calvo, mi anfitriona en la finca Sálama, y que volví a repetir al viernes siguiente.  Según me explica Musu en esta ceremonia, se trata de buscar la calma espiritual dentro de uno, de hacer desaparecer todo lo malo que carga nuestra mente en el día a día, de tranquilizar al corazón con el recuerdo de Allah. Consistente en la repetición de todos los nombres de dios en forma de versos, se hace un ambiente sonoro muy melódico y agradable, que gusta y se agradece.

Los que me conocen saben que no soy nada religioso, en ninguno de los aspectos, pero la cierta sabiduría que se transmite con la palabra a través de los años y gracias en parte a las religiones, me hace sentir esas ganas por el conocer y saber más sobre todas ellas, quizás en la búsqueda personal que llevo hacia la verdad, para enriquecer mi mente, y así crear mi propia idea imparcial sobre el todo y la nada, el todo lo que conocemos y la nada, lo que no conocemos.

Conocer a Musu, ha sido muy enriquecedor, este hombre a compartido conmigo parte de los grandes conocimientos que tiene, sin duda me iré de esta zona de la provincia de Cáceres siendo un poco mejor en mi interior, un poco más culto, y más conocedor de la cultura islámica. Muchas gracias, Musu, y gracias a la gran familia de la misión.

Despedida de la finca Las Nanas y conclusiones de mi primera experiencia WWOOF.

Aunque he tardado un poco, ya que no he tenido ni mucho tiempo, ni mucho internet, ni mucha idea realmente de que escribir sobre esta mi primera experiencia y que conclusiones sacar. Hoy, en una tardecita de relax entre tanto ajetreo aquí en la sierra de Gata (Cáceres),  me he decido a escribirlo ya de una vez, y de paso os cuento también un poco que es lo que hice el día antes.

 Pues el final de la semana se acercaba, y con ella mi estancia en Las Nanas, era sábado y para este día, mi primero libre, había pensado en pajarear desde la ventana de mi habitación, monte todo un tinglado para intentar capturar esos pequeños animalillos voladores con mi cámara, trípode, algo de camuflaje, el ordenador en la ventana con reclamos de algunas cosas que había escuchado los días antes, como picapinos, camachuelos comunes, rabilargos, zorzales, mosquiteros, cucos, ruiseñores,..., y a esperar que se posara algo en las ramas de aquel alcornoque a escasos metros de mi ventana, después de tres o cuatro horas desistí porque no paraba allí nada y lo que lo hacía era tan fugaz que no me daba lugar a tirarle ni la foto, ni la cámara, perdón, pero me cabree un poco. Así que saqué la cámara del trípode y fui a darme un paseo por la parte baja de la finca, entre la huerta y el arroyo, donde parecía que los pájaros se me confiaban un poco más, y donde pude conseguir la única foto más o menos decente de un pájaro, un herrerillo capuchino.

Ya el domingo por la mañana, que temprano no me levanté, me dispuse a recogerlo todo y preparar la moto de nuevo para partir hacia mi próximo destino. Como todos los días desayuno y almuerzo con Peter, pero dejo todo preparado para partir después de la comida y antes de que Peter se eche su siesta diaria. Antes de partir, nos echamos unas fotos, y además me pide que le haga unas al gato bebiendo de un sitio muy singular.

Finalmente, me marcho, he ganado un amigo, volveré seguro más veces. Las conclusiones después de esta semana, están claras, ha sido toda una experiencia positiva, ha sido una inyección de ganas de seguir con esta aventura, y espero encontrarme muchas más alegrías y sorpresas en las próximas que visite. Aquí han sido estupendas, por ejemplo las comidas que preparaba Peter, un cocinillas que me ha estado preparando durante toda esta semana diferentes platos de Holanda -chucrut-, Italia -pasta-, La India -ayurveda-, China -revuelto de setas chinas-, España -garbanzos,..., siempre con un toque muy personal, una forma de cocinar muy diferente a lo típico de aquí, y usando verduras, especias e ingredientes hasta ahora desconocidos para mí, toda una fiesta de novedosos sabores para mi paladar.

Ahora  a seguir con mi próxima granja, desde donde os escribo, la finca Sálama en Acebo (Cáceres), así que me despido por ahora de ustedes con unas vistas desde Las Nanas.

Hasta pronto.

¡¡¡¡Ya se puede comentar!!!!

Pues eso, que hasta ahora tenia algún problemilla en la web y no se podían comentar los artículos que voy subiendo, pero ya está solucionado así que tenéis vía libre, para comentar e incluso si queréis hacerme algún tipo de petición vía comentarios.

Saludos y muchas gracias a todos.

Albergue Sálama

Bueno como os contaba ayer, el domingo a eso de las nueve de la tarde, llegaba a este hermoso lugar, un sitio en el que además podéis alojaros por muy poco dinero, incluso a pensión completa por menos de 50€ el día, imprescindible visitar para todo aquel que le guste la naturaleza, la vida rural o simplemente hacerse un retiro espiritual unos días en un sitio de paz inmensa.  Aquí os dejo su web: http://www.alberguesalama.com/ .

Y ahora pasamos a las fotos, esto es lo que puedo ver desde mi habitación cada mañana al levantarme.

Estos los paisajes que se pueden divisar desde la finca, algunos riscos tienen una pinta impresionante para los que os guste la escalada, intentare hacer fotos de más cerca.

Algunos rincones de la propia finca.

En esta ultima foto es donde recogemos el agua para beber.

Unos bichejos preciosos que me encontré,...,

,..., mientras paseaba entre estos arroyos de cuentos de hadas.

    

Os dejos mas fotos de por aquí, hasta la próxima.

Llegada a Sálama.

Ayer a las 21:00 llegué a mi segundo destino en esta aventura, la finca Sálama, en el término municipal de Acebo (Cáceres), un lugar increíble del que todavía no os voy a adelantar nada, ya veréis, ya. Además todavía me quedan por subir unos cuantos artículos de la finca anterior, Las Nanas. ¡Estad atentos! Porque aquí tengo más dificultad para conectarme a internet y poder publicar algo. Pero algo conseguiré publicar algunos días.

Aquí estaré hasta el día 10 de Junio, estoy extasiado ya, y no llego a las 24 horas de estar por aquí.

Abrazos para todos.

 

El Calabacino

En esta eco-aldea de  la sierra, vine a pasar la tarde del viernes, un pueblo singular, que algunos medios describen a sus gentes como neoruralistas, yo por mi parte lo dejare en gente de bien, gente que busca otra formas de vida más sana, y más cercana a la naturaleza y a lo humano.

Es pequeña y muy esparcida, unas decenas de casas, unas pocas concentradas alrededor de la plaza de convivencia, y otras algo mas dispersas por los alrededores, mezclándose mucho mas con la naturaleza.

Me pasee un rato por sus callejones y senderos, fotografiando algunas fachadas muy curiosas para mí. Y alejándome un poco me encontré con Sebas, un habitante del Calabacino que muy gustoso se prestó a enseñarme la parcela donde convive con algunas familias más, los niños, y algunos curiosos animalillos, como un burro, unos perros, gallinas, y unos gatitos muy juguetones y glotones.


Un poco de senderismo.

El Jueves 22 a la tarde, me llamó mi amigo Jorge Garrido, fotógrafo y editor de la revista “Aracena Natural”, quedé con él en la nacional A-470 donde sale el camino hacia la finca Las Nanas, y de ahí fuimos andando hacia donde cruza esta carretera el sendero Castaño del Robledo - Riotinto, el cual cogimos en dirección Riotinto durante un kilometro o dos, más o menos.

Este sendero, en este tramo que recorrimos,  discurre paralelo al Barranco de los Chorreros que pasa a llamarse Rivera de Santa Ana o del Gallizo más adelante, donde se le unen los barrancos de Los Casares y de La Presa.  La vegetación de rivera es muy abundante y las fincas a ambos lados son adehesadas con encinas, alcornoques y castaños, también algún que otro huerto particular linda con el sendero. El paisaje que forma el conjunto de todo esto, es idílico y  parece que hiciera un llamamiento a sacar la cámara y no parar de hacer fotos. Se le suman también un par de saltos de agua construidos por el hombre para el abastecimiento de agua, que crean un sonido majestuoso junto con el canto de cientos de pájaros e insectos. Todo un deleite para los sentidos, aquí la vista, el oído y el olfato no paran de trabajar, al menos en primavera.

Dos o tres puentes construidos en madera para que el peatón pueda cruzar sin mojarse, el arroyo, aparte de permitirnos continuar, hacen más vistosa si cabe, estos puntos del camino, dándole también un poco de contraste al paisaje con sus tonos marrón.

El agua corre monte abajo ofreciéndome infinitas formas en sus saltos de las que yo solo puedo capturas unas pocas figuras de cristal con mi cámara.

¡Hasta la próxima!

Alrededores de la finca.

Ayer por la tarde me pude dar una vuelta por la finca con la intención de conocer un poco la zona, ver sus árboles, encontrarme algún bichejo (Peter me habló de que había visto jabalís por aquí),  subir a lo alto de estos montes a divisar algo de paisaje,…, y lo que me pudiera encontrar.

Seguí el camino de la cerca de las gallinas con la intención de verlas a ellas también, que todavía no las había visto, les tire unas fotos y continué hacia el arroyo que pasa por la cara sur-oeste de la finca, que ya por la mañana le había echado el ojo mientras desbrozaba, y donde vi una pareja de tritones jugando, o eso creo que son, ya mi amigo Feliciano me sacara de dudas y me dará mas detalles, aquí le dejo la foto.

Justo antes de llegar al arroyo, me encontré la pequeña bodega que Peter tiene hecha en el hueco de una roca al lado del arroyo. Y poco después con una fuente natural en la que Peter ha hecho un pequeño asiento de piedras y ha dejado allí una taza de chapa, supongo que para pasar allí los ratos relajados tomando un poco de esta agua tan rica, tesoros que guarda la Sierra de Aracena.

Después salté la valla que pone limite a la finca para adentrarme ya en el arroyo, que recorrí abajo y arriba hasta donde pude seguirlo, para buscar de nuevo a los tritones que vi esa mañana, me resulto muy difícil encontrar alguno, ya por la tarde, pero finalmente di con uno varias decenas de metros más abajo de donde los divisé esa mañana, por el arroyo y mientras buscaba a los escurridizos tritones, fui encontrándome con pequeños y preciosos saltos de agua, que me hicieron más de una vez quedarme boquiabierto durante un rato, contemplándolos.

El canto de los pájaros y sus rápidos movimientos me acompañaron todo el camino, sin llegar a identificar ninguna especie en concreto todos fueron paseriformes y algún córvido, no me dejaban atisbar nada más de sí mismas. Volví arroyo arriba de nuevo, y seguí la linde de la finca por su lado norte, quería llegar a la parte más alta de la finca y comprobar las copas de los altos pinos que la coronan por si encontraba alguna rapaz por allí, no tuve mucha suerte en esta búsqueda. Pero continué mi camino hacia delante, y al llegar a la zona donde me tocaría desbrozar a la mañana siguiente, salte de nuevo la vaya a la parte del vecino, ya que el matorral por este lado era muy abundante, y por el lado del vecino discurre un camino que hacia mas fácil mi andar. Continúe la senda sin más novedades y algo desubicado  hasta que llegue a lo alto del salto de Los Chorros, lo baje por un pequeño sendero y en su parte baja descanse un rato, en sus remansos pude observar de nuevo numerosos tritones, sorprendido me quede de ver tantos cuando un  rato antes tuve que esforzarme bastante en buscarlos.

Para terminar la tarde aquí, me hice un autorretrato para el recuerdo usando la puerta que da acceso a Las Nanas como trípode improvisado para la cámara. Para, luego,  volver por aquí de nuevo a la casa, ni rastro de Jabalís, ni nada parecido.

Suscribirse a este canal RSS

Calendario de la aventura

« Septiembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Patrocinadores

Colabora

Mapa de la aventura

Top of Page

Este sitio al igual que la mayoría utiliza cookies propias y de terceros con el objetivo de mejorar la experiencia de navegación y llevar una estadística de visitas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

Acepto las cookies del sitio.

EU Cookie Directive Module Information