Alrededores de la finca.

Ayer por la tarde me pude dar una vuelta por la finca con la intención de conocer un poco la zona, ver sus árboles, encontrarme algún bichejo (Peter me habló de que había visto jabalís por aquí),  subir a lo alto de estos montes a divisar algo de paisaje,…, y lo que me pudiera encontrar.

Seguí el camino de la cerca de las gallinas con la intención de verlas a ellas también, que todavía no las había visto, les tire unas fotos y continué hacia el arroyo que pasa por la cara sur-oeste de la finca, que ya por la mañana le había echado el ojo mientras desbrozaba, y donde vi una pareja de tritones jugando, o eso creo que son, ya mi amigo Feliciano me sacara de dudas y me dará mas detalles, aquí le dejo la foto.

Justo antes de llegar al arroyo, me encontré la pequeña bodega que Peter tiene hecha en el hueco de una roca al lado del arroyo. Y poco después con una fuente natural en la que Peter ha hecho un pequeño asiento de piedras y ha dejado allí una taza de chapa, supongo que para pasar allí los ratos relajados tomando un poco de esta agua tan rica, tesoros que guarda la Sierra de Aracena.

Después salté la valla que pone limite a la finca para adentrarme ya en el arroyo, que recorrí abajo y arriba hasta donde pude seguirlo, para buscar de nuevo a los tritones que vi esa mañana, me resulto muy difícil encontrar alguno, ya por la tarde, pero finalmente di con uno varias decenas de metros más abajo de donde los divisé esa mañana, por el arroyo y mientras buscaba a los escurridizos tritones, fui encontrándome con pequeños y preciosos saltos de agua, que me hicieron más de una vez quedarme boquiabierto durante un rato, contemplándolos.

El canto de los pájaros y sus rápidos movimientos me acompañaron todo el camino, sin llegar a identificar ninguna especie en concreto todos fueron paseriformes y algún córvido, no me dejaban atisbar nada más de sí mismas. Volví arroyo arriba de nuevo, y seguí la linde de la finca por su lado norte, quería llegar a la parte más alta de la finca y comprobar las copas de los altos pinos que la coronan por si encontraba alguna rapaz por allí, no tuve mucha suerte en esta búsqueda. Pero continué mi camino hacia delante, y al llegar a la zona donde me tocaría desbrozar a la mañana siguiente, salte de nuevo la vaya a la parte del vecino, ya que el matorral por este lado era muy abundante, y por el lado del vecino discurre un camino que hacia mas fácil mi andar. Continúe la senda sin más novedades y algo desubicado  hasta que llegue a lo alto del salto de Los Chorros, lo baje por un pequeño sendero y en su parte baja descanse un rato, en sus remansos pude observar de nuevo numerosos tritones, sorprendido me quede de ver tantos cuando un  rato antes tuve que esforzarme bastante en buscarlos.

Para terminar la tarde aquí, me hice un autorretrato para el recuerdo usando la puerta que da acceso a Las Nanas como trípode improvisado para la cámara. Para, luego,  volver por aquí de nuevo a la casa, ni rastro de Jabalís, ni nada parecido.

Diego Flores

Pellentesque pellentesque posuere leo, nec faucibus sem pretium sed. Fusce semper vulputate odio sit amet sagittis. Morbi pulvinar, arcu et dapibus convallis, quam mauris tristique odio, id commodo sapien mauris quis leo.

Sitio Web: www.zootemplate.com Email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Más en esta categoría: Un poco de senderismo. »

Deja un comentario

Muchas gracias por comentar.

Recuerda que los comentarios son moderados en esta web y aparecerán una vez hayan sido revisados.

volver arriba

Patrocinadores

Colabora

Mapa de la aventura

Top of Page

Este sitio al igual que la mayoría utiliza cookies propias y de terceros con el objetivo de mejorar la experiencia de navegación y llevar una estadística de visitas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

Acepto las cookies del sitio.

EU Cookie Directive Module Information