Diario de Viaje

A trabajar en diferido.

Dado que la disponibilidad en mi viaje de internet es escasa y llevo acumulado mucho trabajo por publicar en la web, me veo obligado a subir los artículos en diferido, quiere decir que los subiré cuando ya ha pasado un tiempo de que viviera la experiencia que fuera. Así que tened paciencia amigo, lo que intentare será subir al momento o lo mas prono posible los cambios de ubicación que vaya teniendo en cada momento, cuando salgo y cuando llego a alguna granja por ejemplo.

Por lo pronto comunicaros también, que la semana pasada estuve en Córdoba, donde visité las ruinas islámicas de Medinat Al-Zahra (Medina Azahara, para que nos entendamos), hice unos trabajillos curiosos en el huerto de la granja y pase una de las tarde con un amigo cordobés en su piscina. Ahora estoy en una granja a unos 15 km. de Ciudad Real, también haciendo trabajillos curiosos, y visitando algunas zonas de naturaleza de la zona. Y el Próximo Jueves parto hacia Madrid, así que estad atentos y tened paciencia.

Un abrazo fuerte para todos.

Leer más ...

Relajación en Sálama

El sábado 31 de Mayo, segundo día de trabajo en Sálama, y después de una mañana de trabajo cortando hierbas con la desbrozadora, mi única intención era conocer un poco la finca, sus animales y los alrededores.

Ya en el desayuno, este maravilloso lugar te regala momentos en los que los animales como estos dos bellos pájaros, un rabilargo y una abubilla, parecen no percatarse de la presencia humana, y se acercan tanto a uno, como para poder hacerle estas fotografías, con el único camuflaje de un ventanal enorme de transparente cristal y mi ropa de trabajo.

Después del trabajo, empecé por relajarme un poco en la poza natural que Sálama tiene el privilegio de disfrutar en su parcela, una charca atravesada por un pequeño reguero de agua con abundante caudal, que hace desbordar con una pequeña cascada la charca, y que el ruido que provoca no hace más que insistir a uno en relajarse aquí.

 

Tremenda relajación no hace más que sintonizar al cerebro con la naturaleza, y que este empiece a buscar formas de comunicarse con esta, dejando sus pequeñas huellas de creatividad efímera, dibujadas por un instante en las rocas que rodean a esta charca.

Después de la relajación siempre vienen las ganas de actividad, probé el agua de las dos maneras posibles, para beber estaba muy rica, para el baño todavía no daba la temperatura.

Así que empecé por perseguir y conocer los animales domésticos que habitan  Sálama, un corderito y su madre, 3 gallinas que aumentaron a 5 al final de la semana, y una gata negra muy desconfiada pero cariñosa.

Continué la actividad dando una vuelta por los alrededores de la finca, subiendo parte de la montaña que se sitúa detrás por el cauce de un arroyo seco lleno de rocas. Después de unos centenares de metros andados como si una cabra fuese, al coger un poco de altura me paré a fotografiar los alrededores, pude ver un rebaño de cabras pastando en la ladera a lo lejos y mas alto, la boca de una antigua mina abandonada, las ruinas de algunas cabañas hechas de piedra que sirvieron de cobijo a los pastores tiempo atrás y un pequeño arrendajo que llamó mi atención con su canto.

Dejando el arroyo seco atrás, localice el final de un camino por el que regresé al albergue, en este camino me encontré un cobertizo junto a un arroyo embelesador, y en el que correteaban dos cabras y un cachorro de perro pastor.

Una vez de vuelta en el albergue no me quedo más que servirme la cena, consistente en un arroz con verduras, un queso de cabra de un sabor exquisito, agua de aquí y una manzana de postre, me puse una peli de dibujitos animados y a seguir con la relajación al calor de una chimenea.

Hasta la próxima, amigos.

Leer más ...

Llegada a Sálama.

Ayer a las 21:00 llegué a mi segundo destino en esta aventura, la finca Sálama, en el término municipal de Acebo (Cáceres), un lugar increíble del que todavía no os voy a adelantar nada, ya veréis, ya. Además todavía me quedan por subir unos cuantos artículos de la finca anterior, Las Nanas. ¡Estad atentos! Porque aquí tengo más dificultad para conectarme a internet y poder publicar algo. Pero algo conseguiré publicar algunos días.

Aquí estaré hasta el día 10 de Junio, estoy extasiado ya, y no llego a las 24 horas de estar por aquí.

Abrazos para todos.

 

Leer más ...

Llegada a Las Nanas, 18/05/2014.

Bueno ansioso por llegar que estaba, y al final un poco retrasada la llegada a causa de una carrozas de alguna romería por la nacional Huelva-Badajoz, por fin a las 20:15 del domingo 18 de Mayo, llego a la primera granja WWOOF, una finca situada en el término municipal de Santa Ana la Real (Huelva), un lugar de indescriptible belleza, en plena sierra de Aracena. Ya nada mas llegar a la cerca de la finca, me recibe la cascada del Chorro, un lugar idílico con un par de charcas a distintas alturas y desde la que se suceden uno tras otro pequeños saltos de agua, mojando una pared de roca granítica, y haciendo que la vegetación crezca exuberante. Si el clima me deja, pues se esperan algunos días de lluvia dice el tiempo, me pegare aquí algún chapuzón.

Al llegar a la casa me recibe Peter, el dueño del lugar, un Holandés que compro esta finca hace unos 10 años, y que rápidamente me en seña el pequeño refugio donde pasare mi estancia aquí, donde me acomodo y suelto el equipaje, para cambiarme la ropa de la moto por alguna mas cómoda y acercarme a la casa de Peter a cenar. En su porche me recibe el y Amelia, una voluntaria WWOOFer muy aventurera, procedente de Tivoli (Nueva York (Estados Unidos)), me cuenta en un perfecto ingles, que yo, muy a mi pesar entiendo a medias (menos mal que esta Peter para echarme una mano con el idioma), que esta es su última estancia en una granja WWOOF, antes de volver a casa, y que ya ha recorrido como WWOOFer durante unos 6 meses, Reino Unido, Francia, Holanda, Alemania, Italia y España. Una chica encantadora y muy amable que se encarga de servirme la cena, que resulta ser un par de platos de comida India, “Ayurveda” para ser mas exactos, nada mas llegar y ya estoy probando cosas nuevas.

Al poco, se nos acerca a la voz de “fus-fus”, una gata muy simpática y amistosa, sin nombre, que nos acompaña durante la cena.

Del domingo nada mas os puedo contar, del lunes ya sabréis, pues me levanto a las 07:30 de la mañana para desayunar y ponerme a trabajar muy seguramente con una desbrozadora.

 

Me voy a la cama, chao y besos para todos los que me seguís.

Leer más ...

Patrocinadores

Colabora

Mapa de la aventura

Top of Page

Este sitio al igual que la mayoría utiliza cookies propias y de terceros con el objetivo de mejorar la experiencia de navegación y llevar una estadística de visitas. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

Acepto las cookies del sitio.

EU Cookie Directive Module Information